martes, 4 de septiembre de 2007

GENTE DESPLAZADA EN COLOMBIA (Trabajo final)



DESPLAZAMIENETO FORZADO EN COLOMBIA
La gente no se desplaza, la destierran, la expulsan, la obligan a huir y a esconderse.

Estoy pensando en los desplazados internos en Colombia que, forzadamente, tiene que dejar lo que más aman. El paisaje del pueblito. La aroma de la casa en que nacieron. El humus de la tierra que sembraron y el olor de los animalitos que estimaron. El aliento de las mujeres y los hombres a los que amaron, muchos de ellos abandonados ya muertos o en la víspera del velorio, cuando es preciso de todas maneras marcharse, salir corriendo, por cualquier medio, sin agarrar nada. Sin despedirse. Y sin saber para dónde se va y dónde se dormirá el otro día.

Quiero hablar de esta realidad porque los he visto huyendo río arriba por el Caquetá o el Caguán. De vuelta después de la frustrada colonización. Envenenados con las fumigaciones. Acosados por el hostigamiento armado. Aturdidos por las bombas y el fuego cruzado.

Quiero hablar de ellos porque volviendo a mi pueblito, Aguadas – Caldas, no los encontré en donde los había dejado 12 años atrás. Habían sido desplazados por miedo al secuestro, cansados de pagar vacunas a guerrilleros y paramilitares, chantajeados y amenazados en lo más íntimo que es el hogar, indefensos, huérfanos de Estado.

Quiero hablar de ellos porque los he visto apiñados en chivas o escondidos en camiones, con sus grandes ojos blancos enmarcados en sus rostros negros, llegar del Choco y Buenaventura para esconderse, amontonados, en Caracolí, Potozí o Robles, Ciudad Bolívar – Bogotá, a esperar las migajas del mercado libre o las limosnas del Estado de seguridad anti-social, sin más seguridad que la informalidad.

HISTORIA

Desde una perspectiva histórica entiendo, con otros analistas, que la expulsión de pueblos y ciudadanos ha sido un constante recurso del sistema imperante en Colombia, del cual no se puede culpar únicamente a grupos armados ilegales, que sí han sido protagonistas principales, no únicos, en los últimos 55 años.

Basta remontarnos a la Conquista y la Colonia, implementada por España, pasando por el siglo XIX con la guerra de la independencia, auspiciada por Inglaterra y las otras 52 guerras civiles organizadas por las clases dirigentes divididas entre liberales y conservadores, en disputa del poder económico y político.

La tierra siempre fue una de las grandes fuentes de poder y de riqueza. Más que un medio de producción, siempre fue una forma de dominación. De ella siempre se expropió al pequeño y débil, en ella se sometió al peón y de ella se expulsó al minifundista para ampliar la propiedad privada y el latifundio. Las tierras y territorios de campesinos, indígenas y afro-descendientes han sido convertidas en escenarios de confrontación armada, obligando a sus habitantes y cultivadores a salir para abrirle espacio a los mega-proyectos multinacionales, hoy neo-liberales y de libre comercio, bajo el auspicio y la vigilancia del imperio Norteamericano.


Gracias a la “resistencia” indígena, campesina y afro, este equivocado modelo de desarrollo colombiano centralizado en las ciudades, no ha podido “matar” las alternativas de sociedad humana y ecológica que aún titilan, tímidamente, en el Cauca, Urabá, Buenaventura, el Choco, Barú y Bocachica en Cartagena de Indias, Remolino del Caguán, etc., escenarios todos del conflicto armado, el narcotráfico y la corrupción generalizada.


Concuerdo plenamente con el Profesor Hermes Tovar, que “los últimos cincuenta años de la historia de Colombia nos acercan a los primeros cincuenta años del siglo XVI o a los cincuenta años que siguieron a la independencia (…). Y lo más sugestivo de una estructura tan larga es que sus agrietamientos, rupturas y cambios se produjeron bajo la intervención de los imperios de turno, ya fuera España, Inglaterra o los Estados Unidos” (Ernesto Restrepo Tirado, Éxodo, Patrimonio e Identidad, V Cátedra Anual de Historia, Memorias 2000, Ministerio de Cultura, Bogotá, 2001).

LA REALIDAD EN CIFRAS

José Francisco Niño en el I Coloquio Internacional de Geocrítica analiza la situación de LAS MIGRACIONES FORZADAS DE POBLACIÓN, POR LA VIOLENCIA, EN COLOMBIA: UNA HISTORIA DE ÉXODOS, MIEDO, TERROR, Y POBREZA con buenas y fundamentadas estadísticas, aunque referidas al año 1999. Vale la pena leer esta realidad desde la perspectiva del Profesor Niño.

La Iglesia Católica colombiana a través de Mons. Jaime Prieto, obispo de Barrancabermeja, denunció como cada día al menos 780 colombianos se suman a las filas de desplazados. Manifestó que en la actualidad (Sep. 21 de 2006) el registro real de desplazados se ubica en 3 millones 662 mil, mientras que la presentada por el gobierno habla solo de 2 millones y medio de desplazados. Entre las cifras ofrecidas por el gobierno y las presentadas por la Iglesia Católica y algunas ONGs, normalmente no coinciden, tal vez por trabajar con intereses diferentes.

Es verdad que la coyuntura cambia y las cifras también. En nuestro caso los Informes mensuales de situación humanitaria ofrecidos por OCHA nos permiten ver el movimiento estadístico con su mapa de localización y la variación actualizada de las causas.

Las últimas estadísticas nos dan una idea de la situación: entre el 15 de abril y el 30 de junio de 2007, cuando más de 6.500 personas se vieron forzadas a desplazarse en eventos masivos, en los Departamentos de Antioquia, Aráuca, Caquetá, Cauca, Choco, Nariño, Putumayo y Valle del Cauca.

“Las causas alegadas para el desplazamiento forzado durante el periodo están vinculadas en su mayoría a la frecuencia e intensidad de los combates entre Fuerza Pública y FARC, los enfrentamientos entre FARC y ELN, las amenazas presuntamente perpetradas por actores armados ilegales, las confrontaciones armadas entre las FARC y nuevos grupos armados y los actos de terrorismo”.

Desplazamiento y refugio más allá de las fronteras nacionales

El deterioro del conflicto social y armado colombiano, agravado por la implementación del Plan Colombia, ha ocasionado entre otras consecuencias una crisis humanitaria expresada en un proceso de migración forzada de personas dentro y fuera de Colombia, detectándose presencia masiva de desplazados internos en Colombia y solicitantes de la condición de refugiados tanto en Ecuador como en Venezuela.

El desplazamiento de la población colombiana hacia otros lugares al interior de su país o la búsqueda de refugio en otros Estados, ya no es un fenómeno colateral del conflicto que vive Colombia, sino una estrategia del mismo, según lo afirma un estudio realizado por CODHES en el cual se anota que el mayor éxodo hacia fuera del país se registra hacia el Ecuador.

Debido a la agudización del conflicto colombiano, a partir del año 1999 se evidenció una mayor movilización de personas que huían de la violencia desde Colombia hacia Venezuela, en especial hacia tres estados fronterizos: Zulia, Apure y Táchira.

VISIÓN DE LOS DESPLAZADOS CON LOS OJOS DE JESÚS DE NAZARET

"Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos. Enseñaba en sus sinagogas, proclamaba la Buena Nueva del Reino y sanaba todas las enfermedades y dolencias. Y al ver la muchedumbre, sintió compasión, porque estaban cansados y decaídos, como ovejas sin pastor" (Mt 9: 35 - 36).

  • Recorrer todas las ciudades y pueblos;

  • Enseñar en los lugares de culto y doctrina (Sinagogas);

  • Sanar enfermedades y dolencias;

  • Ver las muchedumbres;

  • Sentir compasión ante el cansancio histórico, el decaimiento ante tantas promesas incumplidas, la ausencia de líderes honestos.

  • Pedir al dueño de la vida que envíe trabajadores (Mt 9, 35 -38).

Visión de los Desplazados con los ojos de discípulos y Pastores en Aparecida - Brasil

Estamos llamados a contemplar los rostros de quienes sufren: las comunidades indígenas y afroamericanas (…), muchos pobres desempleados, migrantes, desplazados, campesinos sin tierra que buscan sobrevivir en la economía informal (cf. DA 65).

Visión de los desplazados con los ojos de las ciencias sociales

  • Implicaciones Psicosociales del desplazamiento forzado.

  • Implicaciones socioculturales en relación con la destrucción y reconstrucción dela Identidad de los desplazados a la fuerza.

  • Impacto del desplazamiento forzado en los pueblos indígenas.

  • Impacto del conflicto en comunidades Afrodescendientes.

ACCIONES O PROYECTOS DE LA IGLESIA CATÓLICA


Campaña 2007 Año de los Derechos de las Personas Desplazadas


Más de 130 organizaciones colombianas e internacionales, incluyendo la Iglesia Católica, unieron fuerzas con las autoridades colombianas (6 de julio de 2007) para lanzar la campaña 2007 como el Año de los Derechos de las Personas Desplazadas. Con este acto se quiso recordar los diez años de la Ley 387 del 18 de julio de 1997 [PDF] que le vino a dar categoría jurídica a los Desplazados en Colombia y que lentamente se ha venido reglamentando e implementando, estando aún lejos de su cabal cumplimiento.


Proyecto Iglesia y Desplazados: Encuentro Solidario

Desde la sección de Movilidad Humana del Secretariado Nacional de Pastoral Social – Cáritas Colombiana – y dentro del programa de asistencia en post-emergencia a población desplazada y comunidades receptoras, se suscribió con la OIM el proyecto “Iglesia y desplazados: Encuentro Solidario” con los siguientes objetivos:

Avanzar en la cualificación de los Equipos Diocesanos y Parroquiales de Pastoral Social frente a la atención integral a la población en situación de desplazamiento, mediante la visibilización y caracterización, utilizando el Sistema de Información sobre Jurisdicciones Eclesiásticas pertenecientes a las Regionales Valle del Cauca, Nororiente y Tolima Grande.

Sistema de Información Rut

El Sistema de Información sobre la Población Desplazada por la Violencia en Colombia - RUT, desarrolla una estrategia de divulgación del fenómeno del desplazamiento interno en Colombia y produce el boletín “RUT INFORMA” con el apoyo solidario de la OIM desde 1997 y de la CRS desde 1999, y en la perspectiva de profundizar en el conocimiento del fenómeno, sus causas, factores, presentaciones locales y regionales, efectos y posibilidades de intervención.

En el Boletín No. 31 (Octubre a Diciembre de 2006) RUT informa Sobre Desplazamiento Forzado en Colombia presentando una estadística, con base en los registros del sistema interno iniciado en 1998, de todo el país y la registrada en Bogotá distribuida por meses años 2005 y 2006, registrando un total de 14.045 personas en 2005 y 18.871 en 2006.

Tabla 2
REGISTROS SISTEMA RUT

AÑO FAMILIAS PERSONAS Promedio Personas por famila

1999 3.950 20.004 5,06

2000 5.408 26.580 4,91

2001 8.258 42.430 5,14

2002 9.986 46.697 4,68

2003 7.182 34.723 4,83

2004 14.966 72.133 4,82

2005 13.314 63.955 4,80

2006 21.124 95.260 4,51

TOTAL 84.188 401.782 4,85

Aquí retomo, integralmente, la Tabla 2 que nos permite constatar que el número de personas desplazadas sigue creciendo, o por lo menos manteniéndose, en los últimos años. Al mismo tiempo nos permite inferir que entre las familias en situación de desplazamiento se está verificando la misma característica de los demás hogares colombianos. Como se puede constatar, el promedio de personas ha bajado sustancialmente en el último año, llegando a 4,51 en comparación con 4,80 y más de los años inmediatamente anteriores. En opinión de los analistas de la estadística RUT, este dato responde más ala disminución del tamaño del hogar que al crecimiento de personas que se desplazan en forma individual.

Programa Alimentario para Desplazados y Población Vulnerable

Esta iniciativa fue presentada el 26 de julio, en Rueda de Prensa presidida por Monseñor Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Barranquilla y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social; de Monseñor Jaime Prieto Amaya, Obispo de Barrancabermeja, de Mons. Héctor Fabio Henao, Director del SNPS/Cáritas Colombiana y Peter Goossens, Director Residente en Colombia del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Organizaciones al servicio de los desplazados

Tanto la Iglesia Católica Nacional como varias de sus Iglesias Particulares, el Gobierno Nacional y otras Entidades u Organizaciones no Gubernamentales adelantan acciones con los desplazados sobre las cuales nos podemos informar a través de sus páginas web:




  1. Fundación de Atención al Migrante – FAMIG, nacida desde la práctica de la Pastoral de la Movilidad Humana iniciada en 1989 por el Arzobispo de Bogotá, Cardenal Mario Revollo Bravo bajo la dirección de la comunidad de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo – Scalabrinianas, http://www.scalabriniane.org/, y creada el 8 de marzo de 2002 por el actual Arzobispo de Bogotá, Cardenal Pedro Rubiano Sáenz: http://www.migrantefamig.org/index2.html

  2. Sistema Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada – SNAIPD, mediante ley 387/97, su página http://vertice.gov.co/index.php

  3. Fundación Panamericana para el desarrollo (FUPAD) creada en 1962 en Estados Unidos mediante un acuerdo único de cooperación entre la Organización de Estados Americanos (OEA) y el sector privado. En el año 2000 llega a Colombia. http://www.fupad.org/contenidos/contenido_83.asp

  4. Organización Internacional para las Migraciones (OIM), creada en 1951 tiene su sede central en Ginebra Suiza y actúa como Organismo Internacional – Intergubernamental. Presente en Colombia desde el año de 1956. http://www.oim.org.co/default.asp

  5. Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA): http://www.colombiassh.org/site/

6 comentarios:

julio Cesar dijo...

felicitaciones por tu gran trabajo periodistico, se observa la aplicación de las herramientas aprendidas en el curso y tambien la creatividad que le agregas, las cifras que planteas en el trabajo final son muy acertadas en un tema tan actual como es el desplazamiento en Colombia.
En verdad felicitaciones más que por tu trabajo, es por tu disciplina para alcanzar los logros que te propones. Att: Julio Cesar I

gerviop dijo...

Padre José Salvador:
Bravo! Felicitaciones por ese trabajo realizado de manera muy profesional; sin lugar a dudas se puede leer en él un alma de pastor, unida a la vena periodística... que lo primero continúe siendo lo esencial en su vida, para bien de la Iglesia, de sus hermanos en comunidad, de sus hermanos en Iglesia y sobre todo de sus hermanos"desplazados", hoy los más pobres a quienes Jesús prefiere.
De nuevo, felicitaciones,
Gertrudis

Salvador Medina dijo...

cOMENTARIO ENVIADO DESDE mARIA LA BAJA - BOLIVAR (Margarita Resrepo.

DESPLAZADOS EN MARIA LA BAJA 2007

El fenómeno del desplazamiento ha afectado profundamente toda la región de los Montes de Maria y es particularmente evidente en María la Baja.

La Acción Social a partir de los datos presentados por el Personero Municipal considera que el número de Desplazados de María la Baja ascienda a un total de casi seis mil personas.

La mitad de ellos se ha refugiado en las grandes ciudades (Cartagena, Barranquilla, Santa Marta) o se han ido al exterior (Caracas, Panamá…)

La otra mitad sigue asentada en el casco urbano de María la baja o en los Corregimientos.

El fenómeno ha comenzado en 1998. No ha terminado todavía. Continuamente llegan familias nuevas y otras se van a buscar suerte en otra parte.

La mayoría de los Desplazados han tenido inicialmente algún apoyo de parte de la Acción Social (anteriormente Red de Solidaridad) pero totalmente insuficiente respecto a las necesidades, y la Administracion Municipal no ha demostrado nunca mayor interés.

La acción más significativa ha sido la compra y entrega por parte de la Parroquia de algunas hectáreas de tierra para la construcción de casitas provisionales (Rozas de Mampujan, San José de la Pradera, Montecristo y Sena)

ONG como “El Minuto de Dios” y CHF han colaborado con viviendas provisionales esperando el subsidio del Estado que últimamente se está comenzando a ejecutar (Rozas de Mampujan, San Jose de la Pradera, La Pista)

Pastoral Social de la Diócesis de Cartagena ha colaborado con proyectos productivos y realizó un proyecto de autoconstrucción de Vivienda con las Comunidades desplazadas de Montecristo, Montecarlo y Sena.

Hace algún tiempo la Parroquia acompaño a que se organizaran los primeros tres grupos de Desplazados en Maria la Baja, como OPV (Organización pro Vivienda) en Mampujan, San José de la Pradera, La Pista.

En el año 2005, la Parroquia colaboró para que nacieran otras dos organizaciones de desplazados, reconocidas por la Cámara de Comercio (Asocristo, Asosantafe), éstas organizaciones y las tres anteriores se reunieron en ASOCOLDEMAR (Asociacion de los Grupos organizados y legalizados de Desplazados de María la baja).

En 2006, nacieron y fueron reconocidos otros cuatro Grupos del Corregimiento de San José de Playón (Aso Playon, Aso Cayeco, Aso Mundo Nuevo y Aso Trinidad) y un Grupo de la vereda del Sena (Aso Sena). Posteriormente se legalización otros grupos ( Aso Cucal y Aso Montecarlo).
En total hay 13 organizaciones de desplazados legalizadas. Está en fase de legalizarse otra organización (Aso Paloaltíco), cerca de la zona de San José Playón.

A través de estas organizaciones de base se ha escuchado seguramente mas la voz de los Desplazados de María la Baja que han presentado y ejecutado proyectos con la Fundación de los Montes de Maria, el PDP y otras Entidades

Sin embargo las necesidades son graves y urgentes y las perspectivas no son alentadoras sobretodo porque el fenómeno no ha terminado, las leyes y las promesas no se han cumplido, las ayudas han sido insuficientes, se ha perdido totalmente la confianza en las Instituciones, y la descapitalización es siempre mas evidente.

Particularmente es grave la situación de los desplazados de San José del Playón y de Santa fe de Icotea que no han tenido ningún tipo de ayuda y no tienen ni el terreno para construir sus casas. Apenas se están organizando pero no es fácil mantener la esperanza en este pueblo tan golpeado por la violencia y todavía en situación precaria.

La necesidad mas urgente es asegurar un terreno para construir sus casas y poder cobijar a sus familias porque ya no pueden volver a las casas que han dejado. Muchas de estas familias viven en un terreno de invasión no legalizado en condiciones infrahumanas, otras en casa de familiares y amigos con frecuentes casos de hacinamiento. Estamos muy lejos de la “habitación digna” proclamada en los derechos humanos y en las leyes a favor de los Desplazados.

Problema central para la población desplazada es la posibilidad de un trabajo o empleo para satisfacer sus necesidades básicas. En Maria la Baja la tierra es muy fértil y la única fuente de ganancia, por ahora, es la agricultura. Los Desplazados son todos campesinos que desde siempre han trabajado la tierra y necesitan tierra y apoyo técnico y financiero para producir.

Algunos pueden volver durante el día a sus tierras para trabajar pero no pueden quedarse por la noche por la presencia y amenazas de los grupos armados.

Queda totalmente abierto el problema de la “verdad, justicia y reparación” y el posible “retorno” que solamente pertenecen al vocabulario oficial pero que por ahora no existen en el territorio de Maria la baja.

Se están intentando las primeras aproximaciones al fenómeno de la violencia que ha sacudido esta región a través de la Universidad de Cartagena bajo el patrocinio de la ONU- PNUD y de otras entidades y personas interesadas pero los mismos Desplazados todavía tienen mucha dificultad en sus declaraciones.

Esperamos tiempos mejores y los vamos construyendo…

Salvador Medina dijo...

Comentario de Ashenafi Yonas (ashe_wolde@yahoo.co.uk)
Inteté escribirte los comentarios en tu Web, pero no me deja enviar, me pide contraseña. pero de todos modos... Hoy el displazamiento is un fenomeno social muy preocupante y deshumanizante.
El artìculo recoge muy bien la realidad socio-política colombiana.
Me gustaría encontrar también algunas propuestas pastorales o sociales para cómo confrontar esta realidad desde nuestro compromiso humano-cristiano.

Anónimo dijo...

P.José Salvador, reciba mis más sinceras felicitaciones, que trabajo también logrado e interesante, de verdad que a su trabajo de pastor le queda muy bien su labor periodística, me encantó el tema elegido y la manera como lo ha desarrollado, me anima a no pasar por alto esta realidad nuestra y de muchos lugares del mundo. Felicitaciones! publique esta dirección que realmente vale la pena.

Anónimo dijo...

P.José Salvador, el anonimo anterior es de H.Gloria Luz, no me fue posible enviarlo sino por anonimo.